martes, 29 de septiembre de 2009

Cada paso que avanzo retrocedo una vida. Cada vida que imagino pierdo un poco de luz.

Pasan los días, el tiempo en un constante “llegar a ser”, en un esfuerzo eterno por conseguir algo que no sabemos si funcionará, si será realmente lo que queremos, si mañana no seremos otra persona diferente...

...quizá me despierte y tenga los ojos más verdes, la mirada menos intensa, quizá ya no me sorprendan aquellas palabras y mis manos dejen de temblar, quizá vuelva a tocar el piano o esa pintura ya no me emocione como ahora, puede ser que una melodía nueva inunde mi cabeza, quizá ya no sueñe más música...

Decidimos hoy para un mañana que no conocemos, para una persona que no seremos, para un lugar al que nunca llegaremos. Nos enfrentamos ahora a un porvenir al que nos aferramos fuerte y cambiaremos cada día pensando en todo lo que podríamos haber hecho y nunca hicimos.

Vamos y venimos, caminamos y volvemos otra vez. Porque en cada elección dejamos algo perdido, en cada paso sumamos una nueva victoria y un nuevo dolor que guardar, en cada futuro se queda atrás un pasado que ya no volverá.

martes, 30 de junio de 2009

Me pregunto qué será de nosotros, qué historias seguirán a esta y como lograremos salir de los entresijos de una vida que no pedimos. Si seguiremos soñando como niños o andaremos perdidos en busca de algo que nunca tendremos. Cuántas épocas han de venir después de la última, cuántas veces diremos “adiós” y cuántas empezaremos de nuevo, cuántas veces caeremos, cuántas más aguantaremos... cuántas.

Las calles, los rincones… lo que nunca volveremos a ser, los cambios… los abrazos que no vuelven, el tiempo que se escapa de entre los dedos como arena fina, lo que ya no es nuestro (y quizá nunca lo fue), la intensidad de un segundo, tu mirada en la mía.

Las terrazas de siempre ya no son las de antes, las promesas ya no existen, las palabras se las lleva el aire… lo que ayer sería eterno hoy es sólo pasado, trozos de vida, pedazos de algo que nunca encaja.

jueves, 4 de junio de 2009

Si estuvieses hoy aquí dejaría a un lado todo las cosas que debo hacer, te cogería de la mano y saldríamos a la calle a caminar por caminar, a hablar por hablar...a reír por reír. Me abrazarías, echo de menos los abrazos inesperados que duran una eternidad en unos segundos. Las sorpresas... Si estuvieses aquí desearía que hubiese una tormenta de verano y empaparnos por los paseos y en tu cama.

miércoles, 13 de mayo de 2009

se dejaba llevar...

Todo está conectado. Los días, los números, las canciones, los colores, los olores, las ciudades.

Antonio Vega me lleva a muchas canciones, a muchos momentos...me lleva a vidas perdidas y ganadas, me lleva a otro que también se fue, otro de canciones tristes, Enrique Urquijo, que me lleva a aquella cena a luz de vela y a Quique... que me vuelve a llevar a ti. A aquella vez que te canté por teléfono y a cientos de paseos...me lleva a despertares, me lleva a playas donde huir...me lleva a Medem. Me vienen la sonrisa de Esther (una casualidad más) y el Aitor que viene y va, como las olas.

Nadie entendía hoy que me sintiese tan mal por dentro después de leer una noticia así, que no pudiese hablar... Y es que con él se mueren un poco las historias y se van las esperanzas para los que seguimos vivos. Que vamos quedando menos para mantenerlas y se nos caen encima sin nadie que aguante el peso con nosotros. Demasiada vida, demasiada muerte.

jueves, 16 de abril de 2009

de vuelta

He vuelto a los lugares, me he quedado parada para recordar el olor de aquellas veces... pero ya nada huele igual, nada que ver.

Soy de todo aquello que me enseñaste, soy de mar y de historias en los bolsillos, de calles de Madrid y rincones de Barcelona. De bancos vacíos y parques en los que fumarme el tiempo, de decisiones... demasiadas. Soy de caos, de miles de frases en la cabeza que vienen y van sin un sentido claro, de intentos... de respirar profundo y gritar al viento. Soy hoy para volar lejos, de vuelta de nada, me bastan papel y pluma para no perderme.

He decidido vivir.

domingo, 1 de marzo de 2009

lunes, 16 de febrero de 2009

te echaré tanto de menos...

Te echan de menos mis manos y mi cuerpo frío. Te echo de menos toda yo, desde este y desde el otro lado de la realidad. Te echo de menos cada vez que salgo del metro y al pasar por todos los bancos que dejamos vacíos. Te echo de menos cada noche, en cada sueño, en cada levantarme sin la ilusión de verte. Te echo de menos en las canciones y en las películas, ya nadie me coge la mano cuando lloro, ni se espera conmigo hasta el final ni sabe hablar en silencio. Te echan de menos mis pies que ya no saben hacia donde andar ni bailar. Te echa de menos el sol, que ha perdido los rayos de tu ventana al despertar. Te echo de menos en la vuelta a casa, en este Madrid que se vuelve triste y le faltas tú para pasearlo y para escapar. Echo de menos la primavera contigo y el verano, voy a echarte tanto de menos en verano... no volverá aquella luz de tu playa, ni el azul de aquel cielo, como el de tu camiseta, ni los baños de abrazos y besos salados, no volverán los días felices de aquella casa. Te echaré de menos en cada lugar nuevo y en todos nuestros rincones, todas las historias...

viernes, 7 de noviembre de 2008

Me puse guapa para ti, sonreí todo lo que pude, te ponías tan contento al verme sonreír… sólo lloré porque mi vida sin ti no tiene sentido. Porque estuve contigo hasta el final y sé que me sentías, que me oías… que me querías como nadie nunca me querrá y me he quedado vacía, que eras mi todo y es tan injusto… que la vida sin ti no es vida. Así, contigo en mi, seguiré adelante, no moriré… sólo me quedaré en todo lo que somos juntos, te querré siempre…

jueves, 23 de octubre de 2008

Soy de lo que no quiso, de todo aquello por lo que no luchó, de alegrías y sueños, de miedos y frío, de lo que hubo antes y todo lo que vino después, de razones e instintos.
Soy lo que va quedando de mi… soy de dolor y pena, de la tristeza más sincera, del amor más puro. Soy lo que no pude ser ayer y lo que no seré mañana, soy de estómago fuerte, de alas para volar lejos.
Soy del mar y del viento, de la arena en la piel y las olas... Soy de momentos pequeños, los que se perdieron y los que me perdieron, los que guardé para que no se escapasen y los que ahogan.
Soy de amargura y sinsabor, de lo que se queda vacío, sólo.
Soy del compás de tus pasos, de la música de tu tacto, la felicidad en tu mirada, la luz en tu rostro, la fuerza para agarrarte y el valor de seguirte, el desvelo de soñarte.
Soy del tiempo, que va y viene y de círculos que no se cierran o se cerraron hace tanto que no recuerdo… soy de ausencia, de la que no se ve y se siente, de la que se respira.